lunes, 28 de octubre de 2013

Volta a la foia (27-10-2013)

Después de tres años planteándome correr “La volta a la Foia”, este año me decidí. Me notaba más fuerte psicológicamente para afrontar una prueba de esta envergadura. Pues soy de los que cree que, en carreras de larga distancia, la mente predomina sobre las piernas.
Afronto la prueba con optimismo, pero con poco rodaje, debido a varias lesiones que me han apartado de la constancia de entrenamientos necesaria para la misma.

Así decido empezar lento, aunque más rápido de lo que tenía previsto. Los primeros kilómetros intento seguir a Rafa (mi amigo Skyrunner). Sin embargo, al ver que no tengo buenas sensaciones decido reservar fuerzas para más adelante y me dejo caer.

El calor es insoportable, al cual se le suman las temidas cuestas, que afronto con ligereza, a excepción de la que hay que afrontar en el Km15. Esta me mata. Tras ella me paro para tomar fuerzas en el avituallamiento. A partir de ahí, la carrera es un calvario, no paran de pasar por mi cabeza muchos pensamientos negativos.

En el km20 me encuentro a Pili y unos amigos. Me paro con ellos a repartir besos, abrazos y fotos. De ellos recibo muchos ánimos, además de informarme que Rafa debe estar unos 3km por delante.

Tras dejarlos atrás, mi cabeza me pide tirar la toalla. Con este pensamiento llego al km23 en el cual no paro de repetirme que ya está, pero no, aún no está.

En esos momentos, a pesar que mi ritmo es penoso, empiezo a decirme que porque corro, que ya no quiero correr más De hecho me paro varias veces con ganas de acabarla andando. Para colmo en el km26, a una persona que iba delante mía le da un tirón en los isquios y empieza a gritar de tal manera que me paro a auxiliarle. La verdad es que me sorprendió que ni ningún corredor, ni ningún caminante se parase a socorrerle, penoso.

Tras el incidente, veo a mi amigo Jordi (otro amigo Skyrunner) y decidimos acabarla juntos, cosa que me aporto las energías necesarios para terminarla. Siempre he preferido acabar las carreras en compañía ;-)

Pero el calvario no se había acabado. A 20m de meta, para variar, mis gemelos me recuerdan su presencia. Cruzo la meta con ambos casi contracturados...Y por fin la tan ansiosa meta.... y las sensaciones son muy malas.

Tras ella, me esperan amigos y compañeros de fatiga, con los cuales comparto sensaciones y alguna que otra cerveza. Por ahí andan Rafa, Manolo y Alejandro, que parece estar como una rosa. Cerveza en mano no parar de decir que es la carrera de asfalto que más le ha gustado. Que el año que viene repite sí o sí. Y es que a este le ponen las cuestas. Al rato aparece Josevi y si novia y así, entre anécdota y anécdota, llegan “nuestros” andarines, y entre ellos Pili, la cual no para de repetir “ha sido muy dura hacerla, no la volveré a hacerla ni andando ni corriendo, lo mejor ha sido poder animar a amigos y miembros del club. Ellos son los campeones"
Hay que decir que la carrera estaba muy bien organizada, todos los avituallamientos líquidos estaban justo en el sitio adecuado y tanto la bolsas de corredor, como la camiseta eran geniales. Además había muuuuucha cerveza para reponer energía.
¿Volveré al año que viene? Mi cuerpo hoy me dice que no, pero...volveré.

Crónica escrita por Serafín

Nombre
Categoría
Tiempo oficial
Puesto General
Puesto categoría
Media
Ale
Veterano A
1:59:39
55
13
4:21
Jandro
Veterano B
2:04:01
91
21
4:31
Miguel
Veterano B
2:16:14
212
42
4:57
Manolo
Veterano A
2:21:31
284
63
5:09
Serafín
Veterano B
2.37:19
437
89
5:43
Josevi
Senior
2:55:30
512
132
6:23


No hay comentarios: