jueves, 13 de marzo de 2014

I Trail "Les Antenes" El Campello según Ale (2014-09-03)

Corriendo por mi gimnasio.

Echando la vista atrás
Recuerdo hace poco más de un año, que tras correr mi primera carrera en la vecina localidad de Aigües de Busot, alguien me dio un panfleto, que anunciaba un Trail en Campello, de nombre “les Antenes”. Tras cogerlo, le dije a Neus, “esta también la correré”...durante un par de meses la estuve buscando en internet hasta que me enteré de su anulación momentánea, y ahí se quedó la cosa, hasta hace unos meses...

Tras unirme al Campello Running Club en septiembre, supe que la carrera tendría lugar el 9 de marzo. En ese momento pensé, ¡¡Oh no!!! Una semana antes del Maratón de Barcelona :-( Pero cosas del destino... una lesión de rodilla no me iba a permitir debutar en la mítica distancia que debe su honor al soldado griego Filípides, y por ende, el pasado domingo pude competir en el I Trail “Les Antenes” El Campello.

Algunos se pueden preguntar por qué era y es especial para mí esta carrera, y la respuesta es muy sencilla... La mitad del recorrido trascurre por donde yo suelo correr, el sitio en el que me refugio cada vez que quiero escapar del mundanal ruido. La zona que yo “denomino mi gimnasio”. Les Puntes de Gosalves, aunque sólo sean un conjunto de pequeñas colinas, es el sitio al que acudo entre semana a tener esa dosis de contacto con la naturaleza que necesito. Allí me olvido de todo y de todos. Y sí, me hacía ilusión hacerlo bien, estar con los mejores y a ser posible estar en el podio local, inclusive más ilusión que en la I Medio Maratón de El Campello.

La previa
Sabía que llegaba bien, aunque con alguna duda de cómo respondería mi maltrecha pierna izquierda, pues a la dichosa cintilla iliotibial le tenía que unir que hace 3 semanas me hice un pequeño esguince en un entrenamiento por la zona, del cual a aún no estoy recuperado, y que me obligo a ir vendado durante la carrera para evitar más contratiempos.

Con la idea de eliminar temores de mi cabeza y conocer el ritmo que podía llevar en cada tramo, hace diez días, recorrí “a tope” los 15,5Km que, en principio, tenía la prueba, parando el reloj en 1h13'10''. Ese día supe que, de ahí hasta el día de la prueba sólo tenía que no lesionarme, cuidarme y, por supuesto, volver a repetir el tiempo con un dorsal en el pecho.

El día anterior a la carrera, el sábado, estuve ayudando a compañeros y amigos del Club y de Kultrace a montar toda la parafernalia, un rato por la mañana y otro por la tarde. A mediodía, buscando un rato de soledad, me calce las zapatillas y me fui a recorrer 7Km por “mi gimnasio”. Ya de vuelta en el polideportivo y cuando empezaba a notar las piernas cansadas, a eso de las 20:30h, Juanito me dijo, “Ale, veste'n a casa que demà tens que còrrer”, a lo que Juan Carlos añadió “Tú mañana no madrugues para ayudarnos, preocúpate de la carrera, mañana eres corredor”. Y eso hice, irme a casa, cenar y descansar.

Y llegó el día “D”
Tras recoger el dorsal, acompaño a Neus, a Conchi y a Rodrigo a sus curvas correspondientes y es que van a hacer de voluntarios dirigiendo el “tráfico” de corredores.

De regreso en el polideportivo me encuentro con Marcos, mi nuevo compañero de entrenamientos y a Peña, un chico muy majo al que entrené al fútbol cuando él era infantil y yo jugador del primer equipo del C.D. Campello. Los dos son corredores locales y en principio más rápidos que yo. Tras ellos, saludo a compañeros de mis dos clubes, amigos y a mi padre, que se había enterado por la prensa que había una carrera y que yo la corría.

Tras la charraeta con unos y otros, Héctor y yo nos vamos a calentar, mas bien por la reprimenda de JoseVi que por las ganas que tenemos, al menos yo... Josevi, con una sonrisa, como siempre, nos dice “no me estáis calentando na”, a lo que le respondo con otra diciéndole, “no hace falta Jose, si ahora nos tocan 16”.

Esperando el pistoletazo de salida, Marcos, un fenómeno también como persona, me coge del brazo y me dice, “tu aquí, conmigo....vamos a salir a tope, a ver si podemos ir delante, con los mejores”.

Km 0-1.
Marcos sale como un cohete y yo me intento pegar a él, pero sé que, si le intento seguir mucho rato me va a destrozar!!! así que no lo hago más de un centenar de metros.

De todas formas, me meto en los túneles con el grupo de los “buenos”. Sin embargo a la salida, al ver que me adelanta Iván (los domingos a las 8 , uno de los favoritos y que será, a posteriori, 2º clasificado de la prueba), me digo “Ale, vas pasado”. Y con estas, aflojo y no hago ninguna intentona de seguirlos.

Km 1-5.
En este terreno me manejo como pez en el agua, me lo conozco tan bien como el pasillo de mi casa, y tengo claro el ritmo a llevar en cada momento sin mirar el reloj....Llegando al Km4 pierdo de vista a la cabeza de carrera. Están a otro nivel!!!

Tras la primera bajada, en la que conservo piernas, llegamos al 1r avituallamiento. Allí, pego un trago de agua y el resto me lo tiro por la cabeza. Todo ello ante el ánimo de Mari Carmen, la mujer de Jesús, mi padre y Amparo.

Km 5-8,5 (Les Antenes).
Tras el refrigerio, veo que me he acercado a Peña, el que hasta ese momento es 2º local, y decido meterle una marcha más a mi ritmo. Al alcanzarle, no decaigo el ritmo, les sobrepaso y me llevo conmigo a todo el grupo de corredores que le acompañan.

A 300 metros de la cima, viendo las caras de sufrimiento de todos ellos y sabiendo de mis virtudes bajando, cambio otra vez de ritmo, con el único objetivo de tener una bajada lo más limpia posible. A este acelerón sólo responde Peña, que 100 metros después, se para y se pone a andar (y es que estaba tocado de un gemelo).

Km 8,5-12.
Tras apenas dar un sorbo de agua en cumbre, y recibir los ánimos de Cesar, me lanzo a tumba abierta hacia abajo. Conozco el terreno tan bien como el que más, y sé que, si soy capaz de bajar sin miedo, pondré tierra de por medio.

Durante este kilómetro de bajada, el más técnico del Trail, bajo como decía mi amigo Rubén, “como un muflón”. Adelanto a 4 corredores, que se van apartando a mi llegada, cosa que les agradezco desde aquí. El último que adelanto es al único que reconozco,“Mimi”.

Tras completar ese tramo me dedico a intentar llevar un ritmo crucero y a no tropezar con los muchos corredores que van de camino a la cima. Así, llegando a la carretera de Aigües, me cruzo con mi compañero Manolo, que está haciendo de “corredor escoba”. Le choco la mano a duras penas y escucho que me dice “vas entre los 15 primeros”.

Km12-15,87 Meta.
Tras el último trago de agua en el avituallamiento mientras mi padre me dice “portes dotze davant”, me dispongo a afrontar la última subida y.... ¡¡¡Qué dura se me hace!!!!! Por primera vez en mi vida corriendo por esta zona y en todo el Trail, ando unos metros... Me toca coger algo de aliento, sé que quedan casi 3 kilómetros a meta y que si descanso un poco los puedo correr por debajo de 4min/Km.

Llegando a la curva dónde está Neus levanto los brazos y veo como ella también lo hace y me grita, “Tranquilo que vas sólo”... De ahí a los túneles, en el último tramo de ligera bajada, reduzco una marcha, con el objetivo de no pegarme “un tortazo”... la faena está casi hecha...Ya saliendo de los túneles giro la cabeza para ver si se me ha acercado algún corredor y puedo ver que el siguiente está demasiado lejos para atraparme. Al entrar en el campo de fútbol me sé 2º local y 13º clasificado. La verdad, algo mejor de lo esperado...

No puedo de parar de sonreír, hacer aspavientos de alegría... y a lo lejos veo que mis gestos son correspondidos por mis compañeros que están en meta, Juanito y Juan Carlos (espero no dejarme a nadie pues iba ciego :-)), y como no, por el gran speaker que es Miguel, que como dice él hace que “la llegada sea única e irrepetible”.

Tras cruzar meta choco la mano y me abrazo a ellos y no puedo parar de repetir “estoy muerto, estoy muerto” y la realidad es que lo estaba. Me vacié, es la primera vez que por mi cuerpo recorre esa sensación. No tenía más, como se suele decir. Pero valió la pena!!!

Al final la marca fue de 1h12'37'', ritmo medio de 4'35''/Km. Si tenemos en cuenta que mi reloj marcaba 370m más que el otro día, y que había otra variante en el trazado puedo decir que baje en 1-2 min lo previsto... El efecto dorsal.

Al poco viene Marcos a darme un abrazo, lo que yo os diga, un fenómeno, y me dice “Tío, muy bien, lo que habíamos hablado, los dos somos podio local”. Pero yo estoy roto, me tumbo en la hierba y en esas aparece a felicitarme mi familia, mi amigo Mariano y su mujer.

El post
Tras recuperar el aliento, abrigarme, tomar algo de fruta y por supuesto, beber un par de cervezas 0:-) sólo queda esperar a que lleguen todos los corredores y Neus, que está haciendo de voluntaria. En el podio Miguel consigue sacarme la penúltima sonrisa cuando me presenta como miembro del Campello Running Club y futuro Ironman. La verdad, lo veo muy lejano, si es que algún día me da por ahí, que no creo.

Ya a la tarde, recibo algún mensaje preguntándome cómo había ido la carrera y otros, los mas, dándome la enhorabuena. Entre ellos uno de un compañero que reza “Maquinón, ya me he enterado. Estás como el vinagre”, al cual, le respondo con total sinceridad, y de verdad, sin querer ser presuntuoso, “Gracias, pero no ha tenido tanto mérito... estábamos en mi gimnasio 0:-)”.

Y es que, el puesto en una carrera, aunque pueda hacer ilusión, no depende de uno mismo, sino del resto de corredores. Por supuesto que me encantó ser el 13º en cruzar la meta y el 2º local, pero yo sé que un podio local sin Vicente y sin mi vecino Climent no tiene el mismo mérito... La realidad es sólo una, de nosotros sólo depende nuestro tiempo, nuestra carrera, y yo tardé, en condiciones normales, lo que tenía que tardar (minuto arriba, minuto abajo), de eso sí que estoy MUY CONTENTO y sobretodo de haber estado un poco más cerca de los mejores corredores de montaña. Lo que hagan los demás no lo puedo controlar. Eso si, me lo pasé teta!!!

Desde aquí y a título personal, quería darle las gracias a todos MIS COMPAÑEROS, sin particularizar en nadie, y muy especialmente a todos los VOLUNTARIOS que han hecho posible que se celebrase esta carrera. Esperemos poder estar sanos el año que viene y repetirla.

También felicitar al resto de compañeros que la corrieron. A JoseVi, por su carrerón en su primera participación en un carrera de montaña. A Héctor, el que espero que se recupere pronto de la lesión y que al año que viene la podamos hacer uno al lado del otro. Y a Adolfo y José Luis, que completaron su primer Trail de montaña. Y como no, a mis compañeros de Skyrunners Rafa, Jordi, Juanan y Agus, una carrera de montaña sin ellos y su cerveza posterior no es lo mismo. 



Y ahora me viene un mes extraño, en el que apenas podré entrenar por motivos profesionales. Así que las tres carreras de asfalto a las que estoy apuntado, si lo sé no me apunto, las usaré como un entrenamiento para el que es mi próximo objetivo...25 de mayo de 2014, XV Pujada al Montcabrer, cuando participaré por primera vez en esa mítica carrera de montaña alicantina, e intentaré acercarme un poco más a los mejores.
 
Crónica escrita por Ale.

Nombre
Categoría
Tiempo real
Puesto General
Puesto categoría
Ale
Senior
1h12'37''
13
10
JoseVi
Senior
1h19'01''
35
26
Héctor
Senior
1h29'10'''
104
66
José Luis
Veterano
1h31'30''''
119
33
Adolfo
Veterano
1h42'34''
211
64

No hay comentarios: